Escocia cuenta con un paisaje en el que sus montañas son de las más antiguas del mundo. Es un paisaje evocador y por eso siempre suele ser uno de los lugares que cala, en los que  resulta fácil imaginar su historia.

Hugh Munro, un montañista escocés, publicó en 1891 una lista de las montañas de más de 3.000 pies —914 metros —que habitaban en Escocia. A estas montañas —consideradas las mejores montañas de Escocia— se les conoce como «munros» en homenaje al apellido del montañista que las descubrió.  

La lista nacía con la idea de que solo una montaña de Escocia es «una montaña de verdad» si superaba esta altura, si se transformaba en un «munro».

 Así que, en su momento, la lista causó cierto revuelo puesto que antes de esa fecha se pensaba que Escocia sólo contaba con treinta montañas de esa altura. Y lo cierto es que… ¡Hugh Munro catalogó y exploró 282 munros!

Programme Name: The Battle for Scotland’s Countryside – TX: 14/03/2018 – Episode: The Battle for Scotland’s Countryside (No. n/a) – Picture Shows: Sir Hugh Munro, centre, with a group of walkers – (C) BBC Scotland – Photographer: BBC Scotland

A partir de esta lista, empezó a emerger la obsesión por el excursionismo en Escocia, tanto de locales como forasteros, teniendo como objetivo coronar todos los picos escoceses de la lista bien a lo largo de la vida, en invierno, verano, o en un periodo determinado.

Hecho que se mantiene en la actualidad puesto que es una de las grandes aficiones de los apasionados de la montaña y el senderismo en Escocia.

Una vez que el pico del munro es conquistado, podrás soltar la expresión: «Munro bagged» que significará «munro embolsado». De hecho, esta práctica, la de escalar los munros de Escocia, es conocida como «Munro Baggin».

No obstante, cuando exploramos las montañas de Escocia no sólo nos encontraremos con «munros».

Te encontrarás con los corbetts, que son montañas escocesas con las mismas características que los munros pero con altitudes que comprenden entre 2.500 pies y 3000 pies (762 metros y 914 metros). Los Grahams son montañas que están catalogadas entre 2.000 pies y 2.500 pies (609,6 metros y 762 metros).

Te traemos, por tanto, en este artículo, tres propuestas para que persigas la magia de las mejores montañas de Escocia y poder embolsártelas.

¡Qué empiece la colección!

EMBÓLSATE MUNROS DE MAGIA: «THE CUILLIN» EN LA ISLA DE SKYE

Cordillera de Las Cuillin – Fotografía: Rmove Esocia

El paisaje de la isla de Skye está dominado por una hilera de montañas denominadas The Cuillin. Separadas únicamente por el valle de Sligachan, nos encontraremos con The Black Cuillin y The Red Cuillin.

La cresta que nos encontramos en The Black Cuillin es la cadena montañosa más desafiante del Reino Unido.

Con más de 11 kilómetros de largo y más de 3.000 pies en algunas zonas, esta cresta cuenta con 11 munros y otras 16 cumbres. ¡11 munros solo en la isla de Skye!

El punto más alto es Sgurr Alasdair a más de 3.200 pies. No obstante, si quieres algo más suave, dentro de The Red Cuillin podrás encontrar puntos más suaves y redondeados, que cuentan con bastante popularidad entre los excursionistas en la isla de Skye.

En el punto más alto de The Red Cuilling nos encontraríamos con Glamaig. Éste ya se caracterizaría como corbett, con una altura de 2.543 pies.

EMBÓLSATE AL MUNRO MÁS ALTO: BEN NEVIS

Ben Nevis from Corpach Sea Port in Scotland – Shutterstock

El munro más alto con el que cuenta Escocia es la montaña más alta de Reino Unido, el Ben Nevis.

El Ben Nevis, «Ben» proviene del gaélico para hacer alusión a «montaña» y  es el pico más alto de Escocia, de las islas británicas y de todo Reino Unido con sus 1344 metros de altura.

Podrás encontrar más información de ella en nuestro último artículo: «Montañas a contrarreloj: El desafío de los tres picos» y justo será uno de los munros que Rubén conquistará el próximo 31 de julio en el Three Pikes Challengue que realizará por Escocia, Inglaterra y Gales.

El Ben Nevis, al ser la montaña más alta de Reino Unido, ésta atrae, sin duda, a las masas. Cientos de excursionistas intentarán embolsarse este munro, con un largo y a veces difícil ascenso a la cumbre.

No obstante, la cara norte de Ben Nevis, presenta una perspectiva muy diferente puesto que sus enormes precipicios y estrechos barrancos conforman uno de los estadios de escalada en roca y hielo más conocidos de Escocia.  

Una de las historias maravillosas que envuelve a Ben Nevis, es el hallazgo de los restos de un piano a escasos metros de la cima en el año 2006. ¿Quién demonios sube al pico más alto de Reino Unido con un piano?

Una primera pista, de por qué se hallaba aquellos restos del instrumento allí fue el envoltorio de un paquete de galletas, encontrado bajo los restos, con fecha de caducidad… ¡En 1986!

Dado cómo son los escoceses para las leyendas, al no encontrarse explicación, se empezó a hablar hasta de extraterrestres.

No obstante, fue un leñador escocés, Kenny Campbell, quien al enterarse de la noticia,  aclaró que había sido él quién había trasladado el piano a la cumbre del Ben Nevis hacía 35 años,  por fines solidarios.

Kenny Campbell on one of his attempts – picture by Paul Newman

Campbell declaró que pasó cuatro días transportando el piano a la cumbre sobre su espalda y que al llegar a la cima comenzó a tocar «Scotland the Brave» junto… a un barril de cerveza. 

¿Se imaginan qué mágico pudo llegar a ser el embolso del Ben Nevis para Campbell?   

     

EMBÓLSATE AL MUNRO MÁS COQUETO: BEN LOMOND

Looking across to Ben Lomond from Loch Ard in the Trossachs National Park at sunrise – Shutterstock.

Ben Lomond es uno de los lugares más bonitos que podrás encontrarte en Escocia. Se halla dentro de la región de Loch Lomond. Y esta montaña es una de las más conocidas y populares de los munros con 974 metros de altura.

Su fina cumbre la encontraremos desde el extremo sur del Lago en Balloch. Y a pesar de que el camino sea ancho y esté rodeado de laderas, la cima está situada por encima de un empinado corredor que nos hará sacar la lengua por fuera en alguna que otra ocasión.

La recompensa es que  las vistas sobre el lago… te las llevarás en la memoria para siempre.

Es tal la belleza del lugar que, de hecho, en la película británica «Burn, burn, burn» (Chanya Button, 2015) se describe así a Ben Lomond.

“Entonces, Ben Lomond. Sí, vine aquí con Henry. No estaba muy bien. Tenía 17 años, estaba triste, con muchos excesos… había terminado con alguien. Bueno, está bien, ella terminó conmigo. Y Henry me llevó a unas vacaciones de senderismo. Si, y fue, sinceramente, una de las mejores cosas que haya hecho. Estuvimos ahí como por una semana. Sí, al principio lo odié. Lo odiaba a él por haberme llevado ahí. Teníamos unas caminatas largas e incómodas en silencio. Pero luego… no sé. Bueno, sí sé. Dejé de ser un imbécil. Y… Ben Lomond estaba donde fuimos el último día. Y creo que es uno de los lugares más hermosos que vi en mi vida. Sí, y cuando llegamos a la cima, recuerdo pensar claramente: ‘Quiero regresar a este sitio y quiero que sea con alguien a quien realmente ame’».

¿Dudas de si merecerá la pena el esfuerzo?