« ¿A dónde te vas en estas vacaciones?». «¡Este año toca Escocia!». « ¿Escocia? ¡Pues lleva abrigo!».

Si te has pensado venir a al país de los pelirrojos, seguramente este diálogo te sonará y es que si hay algo que caracterice a la fuerza escocesa, no cabe duda de que es su clima.

No les vamos a engañar… hace frío. Y el sol a veces asoma con cierta timidez. Hay épocas del año en las que Escocia se convierte en un país para valientes.

A pesar de todo, tampoco creas que te convertirás en un cubo de hielo, ni que se te empezará a helar la sangre sólo con salir a caminar y dar un paseo. Hay épocas del año en la que podrás sentir cómo el sol escocés roza tu cara e ilumina las calles.

¡En Escocia podrás sentir las cuatro estaciones! Y para nosotros Escocia es siempre un buen plan.

No obstante, si lo que te gusta es el meneo como a nosotros, el movimiento como a nosotros, la actividad física como a nosotros, la naturaleza como a nosotros…, el turismo activo como a nosotros, Escocia tienes que sentirla al llegar la primavera.

En esta época vivirás uno de los países más bonitos del mundo, en movimiento, sin tener que lidiar demasiado con el frío y con algo de lo que se suele olvidar la gente… ¡la oscuridad!

Los meses favoritos de Rmove para conocer Escocia

Cuando se hace la luz… Escocia brilla. Una vez que nos llega abril, la primavera y el cambio de hora… este país tan maravilloso empieza a disfrutar de muchísima luz solar.

Los días cada vez se hacen más largos. Incluso entre los meses de mayo y julio. A las cinco de la mañana ya es de día. Y a las nueve y media de la noche, también.

¿Qué hacemos con tanta luz? ¡Aprovecharla! ¡A patear Escocia!

Es entre los meses de abril y de octubre cuando mejor podrás disfrutar de Escocia y empaparte más que de lluvia de buenas vibraciones escocesas.

Con tanto tiempo, a lo largo de día sin que aparezca la Luz de La Luna, nuestra aventura no nos sabrá a poco y podremos disfrutar con calma. Conoceremos todos los detalles de la magia escocesa que se esconde en los paisajes de las Highlands.

Interactuaremos con el paisaje a través de actividades como Kayak, ráfting, buscar a Nessie en el Lago Ness o recorrer un sinfín de senderos donde lo que más abunda es el verde y la magia.

Este tipo de actividades son las que nos permitirán  poder conocer Escocia de una forma diferente, no ser solo espectadores; sino protagonistas del bonito e increíble paisaje escocés.

Por eso, vente cómodo. Trae calzado cerrado y que permita moverte con facilidad. Trae ropas que te abriguen pero sean ligeras porque más que en el coche, estaremos en constante movimiento.

Trae mochila y si es impermeable, mejor. Y siempre, siempre, siempre, siempre lleva dentro de ella un chubasquero.  Escocia puede amanecer radiante pero a media tarde puede hasta empezar a nevar. Lo decimos por experiencia… Algunos aventureros que han venido con nosotros lo pueden confirmar ¡Escocia tiene carácter!

Agosto: Edimburgo a todo color

 

Si quieres que tu viaje a Escocia sea en el mes de agosto…. En los días que nos movamos por la Edimburgo, podrás disfrutar de la capital de una forma y de un color un tanto diferente. En agosto, Edimburgo se tiñe de arte.

Las calles se tiñen del color de los artistas. El sonido de la gaita se entremezcla con acentos de todo el mundo porque llega el Festival Internacional de Arte de la ciudad de Edimburgo.

Es un festival alabado en todo el mundo pero que si quieres  añadirla a tus vacaciones en Escocia, tendrás que buscar alojamiento con bastante antelación si quieres dormir bajo techo sin que tu bolsillo lo sufra demasiado. ¡Edimburgo se llena de gente!

De noviembre a marzo…mucho abrigo y poca luz en Escocia

Si Escocia se ha ganado la fama de ser fría… tiene su lógica. Sobre todo, durante sus días excesivamente cortos en los meses de invierno. Los escoceses hacen vida a la luz de La Luna la mayor parte de tiempo.

Por esta razón, recomendamos que si programas tu viaje a Escocia durante estas fechas, lo tengas en cuenta. Si empieza a anochecer a las tres de la tarde, no es que venga un apocalipsis sino que Escocia, sencillamente, es así.

La falta de claridad nos imposibilitaría o nos dejaría muy poco tiempo si quieres vivir Escocia de una forma diferente. Las actividades en la naturaleza se verían limitadas y no podríamos disfrutar de los paisajes más que con prisas. Y el frío en estos meses… es otro cantar. 

Si hablásemos de retos, la cantidad máxima de días soleados con la que cuenta el país sería de 329h durante un año, ocurridos en la isla de Tiree, la isla más occidental de las islas Hébridas, en mayo de 1946 y de 1975.

Pero si nos referimos al mínimo… te sorprenderá este dato. O quizás no. Y es que Escocia durante un año, registró tan solo unos humildes 36 minutos de sol… que aparecieron en Cabo Wrath, situado en las Highlands escocesas, en enero de 1883.

Se preguntarán cómo es posible que la gente pueda llegar a sonreír con tantas pocas horas de sol. Lo cierto es que el índice de suicidios en el país es alto pero los escoceses no se consideran a sí mismos como personas infelices. Ellos sonríen.

Y a pesar del poco sol que les regala su tierra, tienen algo con lo que dar envidia al mundo entero: sus paisajes; su naturaleza y su fauna. Cuentan con una historia de sacrificio y de belleza que les persigue en cualquier rincón de suelo escocés. La personalidad de sus dialectos, de sus acentos y de sus peculiaridades.

 Si no te importa el frío y la oscuridad…

De todos modos, aunque estos sean los meses en los que veas a Escocia casi con necesidad de linterna, entre la oscuridad y la niebla… hay gustos para todos los colores.

Y si no te importa el frío, ni la oscuridad o has pillado un billete barato a Escocia… esta tierra tiene mucho que ofrecer. Si eres de los que les apasiona La Navidad, los mercados navideños, los villancicos y la bondad que se respira en estas fechas… disfrutaras de una Escocia con un sinfín de colores y gorros de Papa Noel o cuernos de Rudolf.

Escocia te ofrece una auténtica postal para poner debajo del árbol.

Existe una cantidad inmensa de mercadillos navideños por todo el país aunque nosotros, si destacamos alguno, es por supuesto, el de la capital. ¡Te perderás! Se realiza cada año en los jardines del castillo de Edimburgo y te encontrarás puestos de comida de todo tipo, regalos, artesanía, actividades para los más pequeños, atracciones… y disfrutarás de increíbles actuaciones a ritmo de gaitas y cantautores que podrás descubrir entre pasillo y pasillo.

Aunque no olvides que durante estos meses Rmove Escocia no puede operar en su más estado puro: movimiento, naturaleza y actividad.

Aun así, no dudes en contactar con nosotros, si has elegido viajar a Escocia en estas fechas… y te pondremos en contacto con  compañeros que podrán acogerte y ser tus anfitriones en el país hablándote en español.

Así no perderás detalle de la energía con acento escocés; de la magia de las calles y de hacerte un auténtico explorador para que divagues entre la leyenda y la realidad de Escocia… dos partes que conviven al unísono en cualquier rincón del país, sin que ninguna mire mal a la otra.

Ahora… decide tú: ¿Cuándo nos vemos en Escocia?