« ¿Qué tal tu viaje por las Highlands?», le pregunté a un compañero de trabajo. «Glen Coe fue increíble. No es solo la belleza… sino que lo que tiene, realmente, es que sientes la masacre que ocurrió allí hace siglos. Lo sientes en el aire», me contestó.

Uno de los paisajes de las Highlands con más carisma y que no te perderás en tu viaje a Escocia es el valle de Glen Coe. Rubén cada vez que coge con la furgoneta la curva que te hace cruzarlo, sube la música y deja que el paisaje hable por sí mismo. Alguna vez, alguna lágrima, se ve caer por el espejo retrovisor. Nos encontramos de lleno con uno de los paisajes más espectaculares de Escocia.

Las Three Sisters — Las tres hermanas —, tres montañas que por su erosión parecen idénticas, te abrazarán en tu llegada. Las Three Sisters y el Valle de Glen Coe, te contarán el capítulo más sangriento de Escocia que encontrarás en tu viaje por las Highlands y entonces sí… ¿qué tal si viajamos en el tiempo y nos adentramos en el siglo XVII?

Con este artículo te llevamos a un viaje por las Highlands repleto de sensaciones que tienen que ver con la historia, con la lucha de clanes y con la traición. Te llevamos a realizar una de nuestras rutas de senderismo por Escocia favoritas, te llevamos a Lost Valley o Valle Perdido.

¡Prepárate para un  largo viaje porque… antes que nada, nos vamos al siglo XVII!

CONTEXTO: ¿QUÉ PASABA EN LA ESCOCIA DEL SIGLO XVII?

Tras la Revolución Gloriosa de 1688 se produjo el derrocamiento del rey Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia, adherente a la religión católica.

Jacobo II huyó a Francia y el trono fue sustituido por su hija, la reina María II de Inglaterra, esta estaba educada en la religión protestante, y se convertía así en reina de Inglaterra, Escocia e Irlanda. María II gobernó junto a su marido y primo Guillermo de Orange, que tras la muerte de María II, fue quien reinó en solitario convirtiéndose en Guillermo III de Inglaterra.

A pesar de que llegó al trono sin apenas resistencia, en Escocia las cosas eran un poco diferentes. El rey Jacobo provenía de la dinastía de los Estuardo, la dinastía nativa escocesa, por lo que ciertos grupos escoceses creían que el rey legítimo tenía que ser Jacobo II. Y, desde el norte de Escocia, distintos clanes de las Highlands, comenzaron a movilizarse y iniciándose las denominadas rebeliones jacobitas para devolverle el trono a Jacobo II.

Pero… Escocia tiene fama de ser un pueblo masacrado y los jacobitas son derrotados en la batalla de Cromdale  el 1 de mayo de 1690 —aunque las rebeliones jacobitas finalizan en la batalla de Culloden en 1746—.

Tras la derrota, Guillermo III ofreció a todos los clanes de las Tierras Altas de Escocia, un perdón por haber participado en las rebeliones siempre y cuando firmaran un juramento de lealtad antes del 1 de enero de 1692 en presencia de un magistrado. Dejándoles, también bien claro, que quienes no firmaran el juramento serían ejecutados por traición.

Y es en ese contexto… llegamos a esa masacre que todavía habita en el valle de Glen Coe y que te prometemos que sentirás, solo en el aire, en tu viaje por las Highlands.

Átate bien las botas porque seguimos y nos vamos pues, al 31 de diciembre de 1691.

EL VIAJE A CONTRARRELOJ DEL LIDER DEL CLAN MACDONALD

Tras la solicitud para firmar el juramento de lealtad, los clanes de las Tierras Altas de Escocia se encontraban enfrentados unos con otros. Muchos querían firmar ese pacto para poder, finalmente, vivir sin guerras ni muertes. Pero para otros, esa firma era una traición absoluta hacia Escocia y Jacobo II.

Una vez que Jacobo, exiliado en Francia, se percató de que no iba a poder regresar a Escocia, ordenó a los líderes de los clanes firmar el juramento y evitar así la ejecución de buena parte del pueblo del norte escocés.

Pero la noticia no llegó a los clanes hasta dos semanas antes de la fecha límite. Aunque, a pesar de ello, muchos de los clanes firmaron el pacto dentro del plazo… otros no lo hicieron y uno de ellos fue uno de los clanes más conocidos y más poderosos de Escocia: los MacDonald; eternos enemigos del clan Campbell, un clan que a pesar de provenir de las Highlands, se hizo aliado de gobierno inglés.

Los MacDonald esperaron hasta el último día, a modo de protesta, para firmar el juramento que había que firmar en Fort William, lugar al que les habían dicho que tenían que dirigirse. Así que el líder del clan MacDonald el 31 de diciembre de 1691 se dirigió, a caballo, a Fort William para firmar el pacto.

¿Cuál fue la sorpresa al llegar allí? El gobernador le dijo al líder que él no estaba autorizado para recibir el juramento y tenía que acudir, urgentemente, al pueblo de Inveraray, donde al parecer tendría que haber ido en un primer momento. ¡Qué casualidad que no haya sido una trampa!  

Con el tiempo a cuentagotas, el líder del clan MacDonald, sin más remedio se dirigió desde Fort William a Inveraray, en un viaje por las Highlands, a caballo, de una distancia aproximada 115 km, en pleno invierno y con la preocupación por la seguridad de la supervivencia de su clan ¡Recordemos que si no firmaban el pacto el clan MacDonald sería ejecutado! ¡Madre mía, qué percal!

Y el líder llegó pero tres días más tarde aunque el juez municipal, Colin Campbell, quien debía recoger el testimonio, también llego tarde; incluso más tarde que el líder. MacDonald firmó el  juramento y emprendió su nuevo viaje por las Highlands con la seguridad de su clan asegurado, a su tierra, donde habitaban los MacDonald; uno de los terrenos más deseados y más bonitos del mundo: Glen Coe.

LA MASACRE DE GLEN COE: UNA NOCHE DE TRAICIÓN EN LAS HIGHLANDS

Masacre de Glen Coe

Y así,  con algo de frío en el cuerpo, llegamos a la famosa y terrible madrugada del 13 de febrero de 1692. ¡Ya queda menos, familia!

Antes que nada, tenemos que explicarte un concepto  para que entiendas por qué ocurrió lo que ocurrió en la masacre de Glen Coe y que podrás percibir en tu viaje por las Highlands, cada vez que interactúes con un local: la hospitalidad highlander.

La hospitalidad highlander es una especie de código no escrito de las Tierras Altas de Escocia que nace por el conocimiento del fuerte carácter que tiene el clima escocés y que puede pillar desprevenido a cualquiera; incluso al enemigo.

La hospitalidad highlander ofrece ayuda, comida y cobijo tanto a miembros de otros clanes como a extraños, en sus casas o castillos, en el caso de que lo necesiten. Seas enemigo o no, el honor de un highlander se mantiene al brindar la mano a cualquier persona necesitada. Si no, el honor se pierde. Así que… ¿qué fue lo que pasó?

Un grupo de unos 120 soldados de Infantería, miembros del clan Campbell —recordemos: enemigos de los MacDonald— llegaron a Glen Coe para colectar los impuestos y los MacDonald, bajo el principio de la hospitalidad highlander, acogieron a los miembros del clan Campbell, dándoles cobijo, comida e incluso cerveza durante algunas semanas.

Así pasaron noches, ambos clanes jugando a las cartas y bebiendo alcohol hasta altas horas de la madrugada. Y en una de esas fiestas, al terminar, ambos se desearon las buenas noches, se fueron a dormir y cuando todos los miembros del clan MacDonald dormían plácidamente…

Los miembros del clan Campbell, sacaron sus espadas y masacraron a los miembros del clan MacDonald, sin armas e indefensos. Quemaron sus casas y las mujeres y niños del clan corrieron por el valle, aterrorizados, intentando encontrar un lugar en el que salvarse. Y se dice que muchos de ellos… se escondieron en el valle perdido.

Y es aquí, donde nos bajamos de la furgoneta, nos abrigamos bien y empieza el viaje por las Highlands que teníamos pensado para ti: una ruta de senderismo por el valle perdido.

Valle perdido en invierno

Sabiendo ya todo lo que sabemos… estamos listo para captar la energía de todo lo que allí ocurrió.

¡Empezamos!

RUTA DE SENDERISMO EN LAS HIGHLANDS: LOST VALLEY O VALLE PERDIDO

Valle Perdido en primavera

DISTANCIA: 4 KM

TIEMPO: 2/3 HORAS

GRADO DE DIFICULTAD: FÁCIL/MODERADA

A  pesar de no ser un sendero excesivamente largo, tiene su grado de complejidad por ser, sobre todo, en nivel ascendente. El último tramo no nos dejará descanso con llanuras.

¡Todo en subida!

Hay tramos más rocosos que otros aunque, normalmente el suelo no representa complejidad. No obstante, tienes que tener en cuenta que estás en medio de las Highlands; así que son frecuentes las lluvias y el terreno embarrado. ¡Lleva calzado adecuado!

Normalmente el primero tramo del sendero es descendente y cruzarás por puentes de madera hasta llegar a la parte más dura del sendero que es el último tramo.

Asimismo, existe una parte del sendero, que en el caso de que haya llovido mucho, ¡prepárate para quitarte los zapatos! Y es que la única forma de seguir el camino es cruzando el agua. Así que no te olvides de llevar ropa de repuesto por si acaso.

Y entonces sí, se nos ofrece una panorámica de todo el valle que cambia de color por estaciones y que nos dejará picotear algo, respirar el aire y sentir lo que allí ocurrió hace unos siglos. Prepárate para que la piel hable por sí misma.

Si quieres más información, escríbenos a info@rmovescocia.com